Jueces Caninos (Parte I)

|

Show201510041708TalaveraCACIB15



Cada vez resulta más cotidiano que los medios de comunicación se hagan eco de eventos donde de un modo u otro los animales son los protagonistas.

En el caso del mundo canino podríamos estar hablando de una verdadera profesionalización de un pasatiempo, inocente, y sin ninguna ambición, ya sea pecuniaria, aumento de popularidad o incremento del currículo de cara a otras metas; al menos en un principio.

Ya a nadie se le escapa que del mundo de los animales se pueden obtener beneficios que en ocasiones roza lo obsceno. Hace no mucho un Dogo del Tíbet fue comprado por un empresario chino por un millón y medio de dólares. El famoso caballo español de Jesús Gil y Gil costó 6 millones de euros (1000.000.000 pesetas). Siguiendo esta línea podríamos poner muchos más ejemplos: collares de diamantes, trajes de diseño, camas para pequeños animales etc…

Es indudable también que hay un mercado emergente para muchos productos dedicados a las mascotas del cual se puede uno ganar la vida más que bien.

Parece que la máxima expresión, o al menos la más glamurosa, sería las Exposiciones Caninas. Pero mucha gente se pregunta sobre el sentido que tienen estos eventos y es más, quién decide el resultado.



Sobre el origen de las exposiciones les remito al artículo escrito al respecto. Será tema de estudio y propuesta de reflexión la segunda parte: ¿quién decide qué perro gana en una exposición y en qué se basa?, ¿qué debe hacer el pobre animalito para ganar? (cantar y bailar como en los concursos de la tele, saltar vallas o simplemente nada como se ve por la tele cuando los sacan: dejarse peinar y poco más).

Evidentemente la cosa no es tan sencilla y banal como parece. Su trascendencia, aunque no sea comprendida por la gente fuera del mundo de las exposiciones, es lo que se cuida y protege con tanto celo. Es pues una obligación por parte de algunos que sí somos asiduos de las exposiciones caninas y del mundo canino en general, dar todo tipo de explicaciones para que la mayoría de las personas que no comprenden el porqué de esta actividad, se les acerque y puedan por fin, desde el conocimiento, participar de ella si así es su gusto.

Empecemos aclarando uno de los mayores errores que pueden verse en las Exposiciones Caninas: enfados varios y descalificaciones de todo tipo a todo aquel que no comparta opinión y sobre todo, hacia el sufrido servidor de la causa canina que más adelante hablaremos: el Juez.


Show201510041423TalaveraCACIB15



El término “EXPONER” es un verbo transitivo derivado de los términos latinos ex (hacia afuera) y ponere (poner, colocar). Etimológicamente podríamos decir que “exponer” es colocar algo donde pueda ser visto o poner algo en un lugar determinado con la intención de que sea apreciado.

Siguiendo la referencia máxima de nuestra lengua, Real Academia de la lengua Española (RAE), en sus tres primeras acepciones leemos:


1. Presentar algo para que sea visto, ponerlo de manifiesto.

2.Hablar de algo para darlo a conocer.

3.Colocar algo para que reciba la acción de un agente.

De las dos primeras llamadas entendemos que si una persona voluntariamente muestra con orgullo su ejemplar para lucirlo estando en la creencia que de ello se derivarán méritos, halagos u otras prebendas; asume de manera tácita que puede que eso no ocurra. Si así fuera no está legitimado bajo ningún concepto a ejercer acción alguna en contra de los que, a su juicio, no hubieran apreciado su gran tesoro: su perro, en este caso. Estamos todos de acuerdo que a nadie le gusta perder una competición o no recibir elogios cuando está en la creencia de merecerlos pero cuando uno asiste voluntariamente a eventos donde hay más de un candidato, cabe la posibilidad de no ser elegido. Aquí llegamos a la última llamada del la RAE. El que decide qué ejemplar es el idóneo para continuar la cría de una raza canina determinada es el JUEZ.

Sobre los malos modos de algunas personas respecto a la figura del Juez animo a leer los artículos 26 y 27 del Reglamento de Exposiciones de Morfología Canina de la RSCE (por ende FCI). Muchos piensan que al no ser socios de ninguna organización están exentos de comportamientos más sosegados y acordes con la deportividad: artículo 32. Léanlos.

Cualquiera podría poner ejemplos de conocidos que ante el infortunio con su pareja, trabajo, dinero, educación de los propios hijos u otros muchos avatares que le pudieran acontecer en la vida por algún arcano oscuro, propondrían alguna solución factible y conveniente al respecto, abnegación paciente al modo del santo Job o simple resignación. Aunque siempre hay un “pero”: “metete con mi perro y no tienes mundo para correr”. Como en la película de Gladiator:”no descansaré hasta encontrar mi venganza, en esta vida o en la siguiente”. Aunque no fuera exactamente lo que el galardonado protagonista dijera en la película, nosotros entendimos eso. Seguro que a más de uno se le ha esbozado una sonrisa al leer esto. Es cierto y aunque no lo queramos reconocer, antes nos dejamos arrancar los ojos que permitir ningún mal o desagravio a nuestro pequeño, aunque nuestro pequeño pese más de 80kg. Es nuestro pequeño y siempre lo será. 

Es una certeza matemática.



Show201509190771GibraltarSat15



Hablemos ahora de la figura sobre la que recae la responsabilidad de determinar hacia dónde irá el galardón en una competición de belleza y morfología canina: el Juez.

Pero en general, ¿sabemos cuál es la función principal de un juez y lo que esa persona ha tenido que hacer para llegar a ese estatus? La respuesta normalmente es NO.

Cada cual opina sobre lo que cree saber. En este sentido, más que oír conversaciones entre amigos, simpatizantes del ambiente canino y demás personas que tuvieran a bien participar de dichas tertulias, parece más bien que uno está escuchando una sentencia en firme: “fulanito dixit”. Amén, no hay más preguntas señoría. Si bien es cierto, no todo lo que se habla en los corrillos cerca de un ring es incorrecto, en general adolece de poca exactitud o rigor por algún sentimiento encontrado del que habla que desvirtúa el conjunto de lo dicho. No es tanto desconocimiento preciso del asunto a tratar sino un cierto partidismo o interés personal. Si hablásemos de fútbol nos encontraríamos con la misma situación, seguro.

La palabra JUEZ proviene de iudex, iudicis que a su vezderiva de los términos latinos ius (derecho) y dicere (decir). El Juez es, en términos generales, aquél que indica, dice o señala lo que se ha de cumplir por ser lo correcto.



Consultando una vez más a la RAE tenemos:

(Del lat. iudex, -ĭcis).

1. com. Persona que tiene autoridad y potestad para juzgar y sentenciar.

2. com. Miembro de un jurado o tribunal.

3. com. Persona nombrada para resolver una duda.

De lo dicho se deduce que en el momento de actuar un juez, no procede de otra manera sino con lo que ya hay determinado como normativo. No introduce ningún elemento nuevo. Se ha de basar en reglas ya marcadas, sean estas las que fueren. Para ejemplificar esto, pensemos en la reciente reserva de CCJ. Aunque muchos jueces entendían que no era descabellado dar un segundo puesto en esta categoría, puesto que se le podía conceder a un primero, hasta que la autoridad competente en esta materia no lo ha determinado, ningún juez ha podido calificar a ningún ejemplar con la reserva en jóvenes.


A pesar que la mayoría entiende que el juez canino premia, o no, a un expositor determinado y esa y sólo esa es su principal atribución; lo cierto es que no es en absoluto cierto, la principal función de todo juez es la pedagógica. Es decir, en virtud a sus superiores conocimientos en la materia y por lo tanto ser una voz autorizada, deberá asesorar, guiar, enseñar y resolver cualquier tipo de duda o conflicto que por desconocimiento surgiera en cualquier circunstancia o evento. Para ello deberá ser una persona muy formada, cercana, afable, con una natural inclinación a ayudar y ser accesibles para todo aquel que requiera de sus servicios o desee plantearle una duda. Esto último debe entenderse desde la prudencia que marca el sentido común y las buenas maneras. Los jueces también descansan y tienen vida privada.

Jueces Caninos (Parte II)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Si quieres recibir por correo nuestro Newsletter con las novedades de la semana.


Madrid CACIB 2018

Album CACIB Sevilla  2018

Album Sevilla CAC 2018