Epitafio a un amigo

Fuente: Nye, Robert (1991). Las memorias de Lord Byron. Barcelona.Editorial Edhasa
|


Sintitulo4


George Gordon Byron (6º barón de Byron) nació en Londres, Reino Unido, un 22 de enero de 1788 y murió tras una vida aventurera y llena de anécdotas a causa de la malaria un 19 de abril de 1824 en Missolonghi, Grecia.

Es conocido como el escritor romántico por antonomasia. Su obra prolífica hace que sea un autor de referencia, es conocido por su Don Juan, obra que inspiraría a muchos autores. Asimismo, conoció a muchos escritores famosos a los que al parecer le deben su obra más famosa. Tal es el caso de Mery Shelley con su Frankenstein, Goethe, Víctor Hugo o tan nuestros como Gustavo Adolfo Becker, al que al perecer también influiría tiempo después.

Tuvo una infancia un tanto convulsa, a tal punto que haría que una serie sudamericana de miles de capítulos pareciera un escueto resumen sobre su inquieta existencia.


Sintitulo1

Quedó huérfano desde muy pequeño, tenía unos tres años. La relación con su madre puede resumirse entre amor y odio. Quizás esto hizo que sus futuras y numerosísimas relaciones amorosas fueran tan peculiares y fugaces. Se dice que perdió la virginidad a la temprana edad de nueve años con una de sus cuidadoras e institutriz.

Las relaciones con el sexo opuesto fueron en tal cantidad que algunos piensan que es pura invención. Desde una hermanastra, se enamoró perdidamente de una prima carnal, mujeres de toda clase social, incluida la más notables del momento, hasta casadas con buen nombre y maridos poderosos. Se sabe que su arrollador carácter atraía a las féminas como un imán.


Reconoció a una hija, de las varias que al parecer tuvo, la cual llegó a ser famosa por ser de las pocas mujeres matemáticas de la historia de la ciencia: Ada Lovelace.

Su carácter arrollador y cambiante le deparó no pocos quebraderos de cabeza. Nació con un pequeño defecto en uno de sus pies pero en vez de lamentarse por su cojera, andaba de tal modo que parecía casi un estilo personal y excéntrico, una de las muchas que tenía.

Era ante todo un apasionado. Amaba sin medida, trabajaba sin medida y a pesar de heredar un título nobiliario, se enrolaba en toda aquella causa que le pareciera justa. Así se fijo en países de Sudamérica, en la propia España en la época de la independencia, Italia, Turquía y Grecia.

Viajo por numerosos países europeos e incluso se propuso encontrar la ciudad de Troya.

No tenía demasiado apego por lo material ni por el título que había heredado (lamentablemente no venía acompañado de dinero, sólo deudas) pero lo usó para conseguir sus objetivos. De esta manera llegó a estar en la cámara de los 

Sintitulo2

Lores y codearse con gente importante. Sus numerosos amoríos, acusaciones de incesto y sodomía hicieron que su popularidad no fuera demasiado buena y abandonó este tipo de vida y a una sociedad a la que en el fondo despreciaba.

Una cosa fue siempre factor común en él. El amor incondicional por los animales. Dicen que tuvo varios animales como 

mascota, desde gansos, monos e incluso un oso. Pero al que sin duda amó con toda su romántica alma fue a su perro 

de raza Terranova llamado Boastwain (contramaestre). Se sabe que en una ocasión cayó su fiel amigo por la borda del barco en el que viajaban y pidió al capitán dar la vuelta para salvarlo. El capitán le indicó que solo haría tal cosa por una 

persona de modo que sin pensarlo salto al mar en busca de su perro. Los salvaron a los dos. Lo crió desde que era un cachorro lactante pero a la edad de cinco años contrajo la rabia y murió sin que Lord Byron pudiera hacer nada por salvar su vida. A pesar de sus convulsiones y el peligro que conlleva un animal así, jamás le hizo ningún daño y lo cuidó con mimo hasta el último aliento del animal.

Lo enterró en la propiedad que había heredado junto con su título y mandó colocar en su tumba la inscripción que conmueve a todo aquel que lo lee. El mayor honor que hasta la fecha se había hecho. Personalmente creo que jamás han salido palabras tan bellas ante la pérdida de un amigo.


Sintitulo3 1“Aquí yacen los restos de alguien que poseyó belleza sin vanidad, fuerza sin insolencia, coraje sin ferocidad y todas las virtudes del hombre sin sus vicios. Este elogio, que sería adulación inmerecida si estuviera inscripto sobre cenizas humanas, no es más que un justo tributo a la memoria de de BOATSWAIN, un PERRO que nació en Terranova en mayo de 1803 y murió en Newstead el 18 de noviembre de 1808.


Cuando algún orgulloso hijo de la raza humana retorna a la tierra, desconocido para la Gloria pero ayudado por su Nacimiento, el arte del escultor agota las pompas del dolor y urnas llenas de hechos registran el nombre de quien yace debajo. Encima de la tumba se ve no quién fue sino quién debió ser.

Pero cuando el pobre perro, en vida el amigo más fiel, el primero en dar la bienvenida, el primero en defender, cuyo honesto corazón es propiedad de su dueño, que trabaja, pelea, vive, respira solo por él, cae sin honores, desconocidos sus méritos, el alma que poseyó en la Tierra le es negada en el Paraíso. Mientras el hombre, vil insecto, espera ser perdonado y reclama para sí un Paraíso exclusivo.

Hombre, miserable inquilino de nuestro mundo, degradado por la esclavitud o corrompido por el poder, quien te conoce bien debe evitarte con desagrado, masa envilecida de polvo animado. Tu amor es lujuria, tu amistad trampa, tu lengua hipocresía, tu corazón engaño, vil por naturaleza, ennoblecido solo por el nombre, cualquier bestia gentil puede hacerte sonrojar por la vergüenza.

Tú, a quien el azar ha traído ante esta simple urna, sigue de largo, ella no se levanta en honor de nadie a quien quieras llorar. Estas piedras se levantan para señalar los restos de un amigo; solo uno conocí y aquí yace.”






Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Si quieres recibir por correo nuestro Newsletter con las novedades de la semana.


Madrid CACIB 2018

Album CACIB Sevilla  2018

Album Sevilla CAC 2018