Origen de la frase "El Mejor amigo del Hombre"

|



En numerosas ocasiones nos planteamos de donde vienen ciertas frases, refranes o citas más o menos famosas:

a quien madruga Dios le ayuda, tomar el pelo a alguien, cada dos por tres o, en nuestro caso, el perro es el mejor amigo del hombre.

En una ocasión mi hermano en una reunión familiar dijo de mí que yo era el mejor amigo del perro. Lo que en un principio fue una broma, supuso para mí todo un halago.

El origen de esta frase viene de un alegato hecho por un abogado en el juicio por la muerte de un perro. Fue tal la conmoción que provocó que el condenado fue multado con una cantidad casi cuatro veces mayor a la estipulada.

Sobre el 1870, un vecino de Warrensburg (Missouri) llamado Charles Burden poseía un perro de raza Fox hound llamado old drum al que quería con todo su corazón. Allá donde iba con su can proclamaba las bondades del mismo. Su capacidad en el campo, la guarda en la casa y sobre todas las cosas su apego a él. Era su sombra y fiel compañero en las duras tareas diarias. Era tal su relación que todos en el pueblo sabían del amor que tenía a este animal y lo orgulloso que estaba de él.

El vecino de la finca de al lado era un tal Leónidas Hornsby, a pesar de ser tiempos difíciles en Estados Unidos, Leónidas poseía una posición bastante más privilegiada que sus vecinos. Podría decirse que era el rico del pueblo.

Leónidas estaba continuamente quejándose de las pérdidas que le producían coyotes o incluso perros asilvestrados o abandonados del pueblo. Había hecho en algunas ocasiones amenazas sobre todo aquel cánido que entrara en sus posesiones e hiciera daño a su ganado.



Una mañana Charles llamó a su querido perro pero este no acudió como era habitual. Tras buscarlo durante horas lo encontró muerto por un tiro cerca de la valla del terreno de Leónidas.

Aunque intentó justificarse diciendo que tan sólo había hecho disparos para ahuyentar a unos coyotes o algunos perros callejeros (decía no estar seguro), jamás vio a old drum. Llegó incluso a inculpar a su sobrino, menor de edad. Aun así, Charles juro vengar a su fiel amigo costara lo que costara.

Aunque todo el mundo le avisó que como mucho Leónidas pagaría una multa de 150$ que era lo estipulado en aquel momento, en el caso de ganar que no era muy probable por cierto, no desistió y contrato los servicios de Well Blodgett. Los abogados de Leónidas Hornsby eran Francis Cockrell (futuro senador de los Estados Unidos) y Thomas Critteden (llegó a ser gobernador de Missouri).

El abogado del demandante vio que estaban en clara desventaja y aprovechó una visita del famoso George Graham Vestal pueblo para pedirle ayuda. Éste acepto una vez supo del caso, de todos era sabido la pasión que también tenía por los perros. Es más, dijo que ganaría el caso o se disculparía personalmente ante todos los perros del gran estado de Missouri.

Ya en el juicio los abogados del acusado trataron sin mucho éxito de llegar a un acuerdo pagando la cantidad que el juez estipulara (Foster Wright). Su ofrecimiento fue rehusado y tras el alegato del señor Vest, Leónidas Hornsby fue condenado a pena de prisión y una multa de 550$ una vez perdidas todas las apelaciones hasta llegar al alto tribunal de su estado. Con este juicio se inicia en Estados Unidos las leyes contra el maltrato animal. Este fue el discurso que George G. Vest pronunció y hoy se conoce como “El elogio al perro:
"Caballeros del Jurado. El mejor amigo que un hombre pueda tener, podrá volverse en su contra y convertirse en su enemigo. Su propio hijo o hija, a quienes crió con amor y atenciones infinitas, pueden demostrarle ingratitud. Aquellos que están más cerca de nuestro corazón, aquellos a quienes confiamos nuestra felicidad y buen nombre, pueden convertirse en traidores.
El dinero que un hombre pueda tener también podrá perderlo, se volará en el momento que más lo necesite.
La reputación de un hombre quedará sacrificada por un momento de locura o debilidad.
Las personas que están dispuestas a caer de rodillas para honrar nuestros éxitos, serán las que arrojen la primera piedra, cuando el fracaso coloque nubes sobre nuestro porvenir.
El único, absoluto y mejor amigo que tiene el hombre en este mundo egoísta, el único que no lo va a traicionar o negar, es su PERRO.

Caballeros del jurado, el perro de un hombre está a su lado en la prosperidad y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Dormirá en el frío piso donde sopla el viento y cae la nieve, sólo para estar junto a su amo.
Besará su mano aunque no tenga comida para ofrecerle, lamerá las heridas y amarguras que produce el enfrentamiento con el áspero mundo.
Si la desgracia deja a su amo sin hogar y amigos, el confiado perro solo pide el privilegio de acompañar a su amo para defenderlo contra todos sus enemigos.
Y cuando llega el último acto, y la muerte hace su aparición y el cuerpo es enterrado en la fría tierra, no importa que todos los amigos hayan partido. Allí junto a la tumba, se quedará el noble animal, su cabeza entre sus patas, los ojos tristes pero abiertos y alertas, noble y sincero, más allá de la muerte".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Si quieres recibir por correo nuestro Newsletter con las novedades de la semana.


Madrid CACIB 2018

Album CACIB Sevilla  2018

Album Sevilla CAC 2018